¿Cuál es el mejor momento para exportar?

Exportar es una actividad que brinda importantes beneficios a las empresas. Entre ellos, la posibilidad de incrementar el volumen de ventas, diversificación de los riesgos de operación, adaptación y conocimiento sobre nuevos mercados.

De acuerdo con la Academia ConnectAmericas, existen tres momentos oportunos para vender los productos o servicios de un negocio en el extranjero, son los siguientes:

  • Cuando el mercado local se contrae.
  • Cuando hay una demanda exterior creciente por productos similares a los que produce el negocio.
  • Cuando la empresa tiene la capacidad de producir más.

Ante todo, plantea la institución, es necesario que la empresa se encuentre preparada. En este sentido, explica que es fundamental que la organización se encuentre en capacidad de desarrollar una gestión de comercio internacional.

Para ello, será necesario analizar sobre la empresa:

  • Su posición técnica y tecnológica. Examinar las condiciones de la maquinaria disponible y pensar en la que se debe tener para producir el producto a exportar. Si se exporta, de seguro aumentará la demanda del mismo, ¿se está preparado para responder ante la necesidad de más mercancía?
  • Calidad, innovación e investigación y desarrollo. ¿Se cuenta con las homologaciones necesarias? ¿Innovamos e investigamos? ¿Lo hacemos de manera más o menos acorde a la forma que lo hacen nuestros competidores? ¿Es necesario cambiar equipos, conocemos el costo, puede afrontarlos la empresa?
  • Nuestro producto. ¿Responde a los requisitos de los clientes de los países a los que nos dirigimos, a los requisitos de las autoridades nacionales, sabes algo de los hábitos nacionales? Analiza especificaciones, presentación, embalaje.
  • Situación comercial y de marketing. Plantea el precio al que se debe vender y la empresa. ¿Hay un catálogo, la empresa tiene presencia en internet? ¿Dispone de informaciones en otros idiomas? El logotipo y la marca, ¿son adecuados, están registrados? Fijémonos también en las ventajas competitivas respecto a la competencia. ¿Cuenta la empresa con personal adecuado, será necesario tener un agente en el país de destino?
  • Situación económica y financiera de la empresa. ¿Cuál es la situación financiera de la empresa? La pyme debe tener recursos mínimos necesarios y tener posición competitiva al menos normal a nivel nacional. Hay que analizar qué acceso puede tenerse al crédito y cuál es la evolución de la facturación en los últimos tres años.
  • RRHH disponibles y que serán necesarios. ¿El personal de la empresa es el adecuado? ¿Está formado o habrá que elaborar un plan de formación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos

Tamaño de letra
Contraste